ch02_Armónicos_Escuela de Arquitectura, Universidad del Bío-Bío_Concepción

2014

La Escuela de Arquitectura de la Universidad del Bío-Bío, bajo la dirección de un equipo de profesores (Rodrigo Lagos, Guillermo López y Emilia Gómez),  desarrolla ejercicios de exploración espacial a través de los sólidos armónicos.

 

Estos sólidos quedan expuestos varios días en el hall de la escuela donde ellos van observando la reacción e interacción de sus habitantes ante su presencia, y finalmente han invitado a un grupo de niños estudiantes de tercero básico de la escuela del frente de la universidad para mostrarles el trabajo realizado e invitarlos a la ocupación y al juego entorno de los espacios construidos.

 

Este ejercicio es una primera exploración espacial de comprobación de la escala humana luego de que los estudiantes de primer año de arquitectura han realizado dos estudios: uno de una actividad individual cotidiana, el juego, y otro acerca de los espacios que proporciona los sólidos platónicos, sus intrusiones y extrusiones, mediante modelos del tamaño de la mano. Ahora comienzan a verificar como los espacios acogen la actividad del juego, para lo cual han construido los sólidos platónicos a la escala del cuerpo – a la que posteriormente desarrollaran el proyecto, esto es,  veinte veces más grande que los anteriores -,  de acuerdo a un instructivo.

 

Así como las notas musicales para el sonido, o los colores del espectro cromático para la luz, los sólidos son fundamentales para la forma en la naturaleza. Tal como lo manifestara Platón en el siglo V AC, todas las cosas en este planeta están compuestas por cinco cuerpos básicos esenciales: tetraedro, exaedro, octaedro, icosaedro y dodecaedro -llamados luego sólidos platónicos-, que se pueden encontrar en el nivel molecular de toda la materia y de los objetos animados e inanimados de la naturaleza. Así estos mismos principios pueden aplicarse para toda la creación, ya que todos somos una parte integral de ello. Al proyectar en tres dimensiones en arquitectura, en el juego de los armónicos, comenzamos a reconectarnos de manera sabia y a resonar en armonía con estas vibraciones primordiales de que estamos hechos, reflejando nuestra propia estructura atómica, molecular y celular y dando lugar a los espacios para el acto de habitar.

 

 

 

Please reload